Na Xemena es más que un mueble, mucho más… 20 años después

20 años de diálogo con las formas y los espacios exteriores: terrazas, jardines, hoteles y playas de todo el mundo, desiertos por habitar: la utopía sólo es posible cuando se sueña despierto…

El inicio fue un sueño al borde de un acantilado en la isla de Ibiza, el tiempo puso a prueba su perseverancia. Como aquel cuento con moraleja, el viento y las tormentas desafiaron continuamente su tenacidad, pero no pudieron con él.

En 1996 el sueño se hizo realidad, la materia cobró forma, la casa Na Xemena nació de la geometría de su entorno natural, ascendiendo entre el blanco de las nubes hasta confundirse con la profundidad del cielo, en la cornisa de rocas y pinos de ese acantilado situado en el noroeste de Ibiza.

Sensualidad, intuición, sueños aferrados… ¿realidad o ensoñación? La casa fue construyéndose en este lugar mágico donde la luz blanca del mediterráneo difumina los contornos cúbicos de la arquitectura. De esta volumetría elemental, reinterpretación contemporánea de la arquitectura vernácula ibicenca, nació por extensión y necesidad, la primera colección de muebles para exterior GANDIABLASCO, Na Xemena.

¿Quién dijo que los inicios fueron fáciles? Algunos no sabían que la necesidad despierta el ingenio. Na Xemena maduró con el tiempo, fortaleciéndose interiormente: durante la primera etapa fue construida con chapa perforada soldada de acero lacado, pero no fue suficiente, así quese rehízo sobre una estructura de perfiles de aluminio mecanizado con lamas de madera de iroko. La resistencia del aluminio superó las inclemencias del tiempo, se fue perfeccionando su sistema constructivo interior: los ángulos interiores de aluminio la fortalecieron y las planchas de polietileno, acabaron de completarla, mejorando su resistencia al exterior.

La geométrica elemental de Na Xemena transcendió fronteras por su capacidad de respuesta a cánones de atemporalidad y universalidad. Este año, la casa y la colección celebran su 20 aniversario.