La vida y sus tramas

A la Casa GANDIABLASCO se puede llegar por caminos diferentes. Comenzar por el relato de los hechos concretos: fechas que han dado un vuelco al destino de la empresa, piezas que han marcado un hito  en el hábitat, alfombras que han roto clichés, muebles que han borrado la línea divisoria entre interior y exterior. Sería un viaje a través de las colecciones, del mobiliario a las alfombras GAN, un repaso a fondo de una pieza a otra, así hasta dar con la chaise-longue más cómoda del catálogo. Extenuados por el largo trayecto, nos tumbaríamos bajo un pino a orillas del Mediterráneo para sentir en la piel la quintaesencia de esta Casa.

O bien dejarnos de tantos rodeos y entrar a la Casa GANDIABLASCO sin llamar al timbre, ir directamente a su metabolismo para investigar qué clase de combustible alimenta su motor. ¿Osadía?, ¿idealismo?, ¿convicción?, ¿tozudez? Del capital humano se puede decir que no responde a  una plantilla de empleados al uso sino a individualidades que creen en el equipo, probablemente vía afinidades electivas y autoselección. Más que la coincidencia en una misma empresa lo sorprendente es que comparten la misma visión de la empresa. No es muy normal que estas cosas sucedan pero GANDIABLASCO de normal tiene poco. Es una entre un millón. No esperes una casa prefabricada.

Espacio real y metáfora

Ahora que nos hemos instalado a vivir en la interfaz de los dispositivos móviles conectados a la Red Ilimitada podemos preguntarnos si tiene sentido volver a una escala que podamos tocar con las manos, un territorio al que podamos llamar casa. Un sitio con los olores y rugosidades del mundo real, que integre los escenarios de la vida en todo su alcance.  Un espacio que en vez de fragmentar haga compatibles los vínculos físicos, afectivos, lo funcional y lo laboral. Y donde podamos acaso proyectar también los significados más recónditos del hogar. ¿Estamos dispuestos a trascender asuntos como estilo, decoración o tendencia para profundizar en cómo queremos vivir? ¿Podemos imaginar un concepto de  casa – vida donde todo encaje?

La Casa GANDIABLASCO se presenta como un lugar real y a la vez metafórico. Es una propuesta personal más allá del mobiliario, que abre una reflexión sobre las tramas del vivir y  el papel que asume el diseño en la configuración del mundo que habitamos y las relaciones con las personas y objetos. La Casa debe tener en cuenta la reciprocidad entre la esfera de lo privado y lo social, así como la necesidad de afrontar argumentos de peso, identidad, convivencia, cultura, aprendizaje, conocimiento, negocios, realización personal.  Por supuesto, esta Casa no está en venta. Es una invitación a replantearnos de arriba abajo el tema y apuntar soluciones que aligeren nuestra existencia y nos faciliten la experiencia de la plenitud y la Belleza. A rebajar siempre estamos a tiempo.