Marià Castelló, el arquitecto de Formentera

Blog_principal

El estudio de arquitectura de Marià Castelló firma dos casas en Formentera. Escenarios que inspiran las imagenes del nuevo catálogo de GANDIABLASCO. Por una parte, la casa Es Pujol de S’Era, donde vive y trabaja Castelló, y que acogió en parte el shooting de la nueva colección SALER SOFT de José Gandía-Blasco.

la casa 8×8, donde se fotografió un MÓDULO de Espacios Exteriores, y la piscina de Formentera en la que aparecen el parasol BALI de Odosdesign y la colección JIAN de Neri&Hu. En el catálogo aparece también otra de sus obras: Casa Amalia.

Castelló, que este año participa como jurado del XI Concurso Internacional de Diseño de Mobiliario Exterior de GANDIABLASCO, es un amante de su isla. Tras obtener matrícula de honor con su proyecto final de carrera y trabajar en importantes estudios de arquitectura de Barcelona, decidió regresar a Formentera y fundar, en 2002, un pequeño estudio, casi artesanal, comprometido con la cultura, el paisaje y el territorio de la menor de las Pitiusas.

“Formentera es para mí serenidad, equilibrio, silencio, austeridad, sencillez, pureza, luminosidad, autosuficiencia, valentía, humildad, belleza… pero también vulnerabilidad, fragilidad, especulación, codicia, abuso, descontextualización, moda…

De momento la cara B aún no eclipsa la principal, y es de la que trato de nutrirme en la manera en que afronto la vida y, por supuesto, mi trabajo. No me encuentro con pocas contradicciones por el camino… dudas, remordimientos y también miedo, pero la esencia de este lugar ha representado constantemente una especie de brújula con la que orientarme.

Es difícil hablar de uno mismo y de lo que uno hace sin la suficiente perspectiva, pero después de 15 años de ejercicio profesional fundamentalmente en la isla, me doy cuenta ahora al mirar atrás de algunas relaciones (tal vez anecdóticas) que vinculan nuestro estudio a este pequeño lugar:

La escala. Somos un estudio a escala con la isla. Pequeño y con un volumen muy contenido de proyectos en curso. Actualmente somos tres y no me agrada demasiado la idea de crecer.

Artesanal. De la cultura tradicional insular me atrae la autenticidad, imperfección y naturalidad que desprenden los objetos y las arquitecturas populares. Ese proceso artesanal más cercano a un carpintero ebanista que a un proceso industrial en serie, es a lo que aspiramos.

Autosuficiente-multidisciplinar. La Formentera pre-turística era un ejemplo paradigmático de equilibrio con el medio, de autosuficiencia… i de una cierta independencia. Con cierto paralelismo, en el estudio nos lo hacemos casi todo: levantamientos, croquis, maquetas, dibujos, 3Ds, memorias, mediciones, justificaciones normativas, diseño estructural (que no cálculo), fotografías y dosieres para publicaciones… hasta las carpetas 😉 reflejando un poco ese concepto de autosuficiencia que reinaba en una Formentera no tan lejana.

Diverso- Poco especializado: El aislamiento, la reducida extensión territorial y el contexto de fusión social y cultural nos han llevado a ser un poco “médico de cabecera”. Es cierto que la demanda principal es de vivienda, pero también que este contexto ha propiciado que hagamos un poco de todo y nos especialicemos más bien poco. Algo que sin duda nos gusta y hace el trabajo mucho más divertido.

Vivienda, patrimonio, equipamiento, paisaje, industria, mobiliario, artículos editoriales, territorio, exposiciones… son realizaciones que nos han sometido constantemente a cambios de escala y de concepto en el devenir de estos años.

Sucede un poco como a aquellos maestros de obra que había en su momento en la isla, y de los cuales aún queda alguno: No son buenos encofradores, ni ferrallan a gran velocidad, no alicatan a la perfección, ni son los mejores enluciendo… pero reconocen el terreno de un vistazo y saben un poco de cada oficio para erigir sin ayuda externa una pequeña construcción de principio a fin. Eso es lo que creo que somos.”