Entrevista a José A. Gandía-Blasco Canales

Portada. José A. Gandía-Blasco Canales

Esteta y apasionado de la vida en el exterior José A. Gandía-Blasco es el Presidente y Director Artístico de la empresa familiar Gandia Blasco S.A. fundada por su padre en 1941 y que actualmente incluye las marcas GANDIABLASCO, GAN, Diabla y dos más en proyecto. Además, es quien diseña gran parte de sus colecciones de mobiliario y espacios de exterior.

Las inquietudes de José rebasan la mera decoración y se adentran en los aspectos más culturales del diseño y de la arquitectura contemporánea para crear el estilo de vida GANDIABLASCO con piezas emblemáticas como DAYBED, Merendero, TIPI, Cristal Box, Módulos… que forman parte de la extensa línea Espacios Exteriores, y colecciones icónicas como SALER, CLIP, 356, LIPSTICK que amueblan terrazas de hoteles y residencias de todo el mundo.

Pero esta creatividad va más allá. José ideó el sistema constructivo con perfiles de aluminio y polietileno que caracteriza a GANDIABLASCO, materiales muy resistentes que no se habían empleado antes en mobiliario de exterior. Este nuevo sistema permitió diseñar la primera línea de mobiliario de exterior de GANDIABLASCO inspirada en la arquitectura vernácula de Ibiza y otras grandes colecciones. Revolucionó el mercado y complementó perfectamente a la arquitectura contemporánea. En esta entrevista, José comenta algunos aspectos de este sistema constructivo que sigue evolucionando para explorar nuevas posibilidades.

Tus primeras colecciones de mobiliario de exterior las diseñaste con un sistema constructivo nuevo que creaste de cero. ¿Cómo se te ocurrió?

De niño me había interesado mucho el mecano y me di cuenta de que a través de los perfiles de aluminio podía construir estructuras y muebles como siempre me había gustado hacer.

¿Pensaste primero en la estética y luego en cómo resolverlo técnicamente, o fue al revés?

Creo que fue algo intuitivo y ambas cosas se dieron simultáneamente.

¿Qué materiales empleaste?

Siempre trabajé con diferentes perfiles de aluminio para construir muebles y estructuras, pero solamente con esto.

¿Con quién trabajaste para elaborar los primeros prototipos?

Mi compañero de trabajo ha sido siempre Jose, de la empresa Ventacan. En aquella época era dueño de un taller de construcción de ventanas con perfiles de aluminio y le propuse construir muebles con aquel material. Confió en mí y se involucró totalmente en el proyecto. Ha estado desde la realización de los primeros prototipos hasta hoy.

Las tonalidades de estos materiales, blanco y aluminio anodizado, han configurado el imaginario de GANDIABLASCO en el mundo entero. ¿Te sedujeron por el color, aparte de por su calidad y sus cualidades técnicas?

El aluminio siempre me había seducido por varias razones, una de ellas el color, pero también por su modernidad, su frescura y su ligereza. No podía ser otro material. Y el blanco es mi color favorito. La mezcla de ambos me ha parecido siempre muy seductora.

¿Están vinculados estos colores al Mediterráneo y a la arquitectura vernácula de Ibiza?

Las casas ibicencas me resultan desde siempre irresistibles por su sencillez y esas formas cúbicas, además de por el blanco tan mediterráneo.

El sistema constructivo con perfilería de aluminio define la estética de las colecciones más icónicas de GANDIABLASCO.

Elegí el aluminio para expresar mi idea de estructuras y muebles contemporáneos por sus características, como he dicho. Sin duda, usar este material fue lo que diferenció a GANDIABLASCO desde el principio. Nunca nadie lo había usado antes así.

¿Cómo ha ido evolucionando? ¿En qué colecciones se ha perfeccionado más?

Actualmente estamos experimentando de nuevo con este material y creando un sistema constructivo de perfiles de aluminio con el viejo sistema de machihembrado, que nos permite construir infinitos muebles y que me ilusiona especialmente.

¿Crees que la técnica y la funcionalidad están reñidas con la estética o se puede diseñar algo fresco y elegante teniendo en cuenta estas tres características?

Sin duda se puede crear teniendo en cuenta estos tres elementos. De hecho, tiene que ser así. La belleza tiene que ser funcional en cualquier mueble. Si no, estaríamos hablando tal vez de arte pero no de diseño ni de creación de objetos útiles.