EASD en La Casa GANDIABLASCO

Los alumnos de EASD Valencia visitaron las instalaciones de Gandia Blasco.

Seguimos en contacto con las nuevas generaciones de estudiantes. Porque creemos que pensar en el futuro del diseño es una de los compromisos de cualquier empresa dedicada a ello, desde hace años nos lanzamos a colaborar con universidades y estudiantes a través de workshops, charlas, visitas guiadas a nuestras instalaciones…

Esta ha sido la actitud del grupo Gandia Blasco desde que José A. Gandia-Blasco emprendiera con la empresa de su padre en los años 80 y sintiera la necesidad de trabajar junto a una nueva generación de diseñadores surgidos en la España posfranquista, el grupo La Nave.

Con ellos desarrollo el gato negro insignia de la empresa, y otras tantas colecciones. La visión de José por ir al descubrimiento de nuevos talentos se ha mantenido a lo largo de más de 20 años. La apuesta mas firme ha sido la creación de la nueva marca del grupo Gandia Blasco, DIABLA. Diseños frescos, informales, pensados para espacios pequeños y la vida nomada, de venta online… DIABLA da cabida al talento emergente.

Hace poco recibimos en La Casa GANDIABLASCO a los alumnos de diseño de la universidad EASD de Valencia. La visita duro toda la mañana. Los alumnos se sintieron atraídos por la historia de la empresa y el vuelco que dio desde sus orígenes textiles al diseño contemporáneo, gracias a la audaz actitud de José A. Gandía-Blasco, que tras redefinir la estrategia creativa junto a su equipo dirigido por Sergio Pastor, lanzo la empresa a la exportación en mas de 90 países y la convirtió, a través de sus productos e imágenes, en un icono de estilo de vida Mediterráneo.

Tras la visita al showroom de la fábrica original de los años 40, los estudiantes visitaron La Casa GANDIABLASCO, el hogar de la familia y del equipo donde se cuecen todas las ideas que dan vida a este proyecto en común. El proyecto arquitectónico diseñado por José A. Gandia-Blasco y el arquitecto valenciano Borja García. Una puerta corrediza separa la fábrica de la casa, amueblada con piezas diseñadas a medida por el dueño de la misma. Y el patio, el agora o lugar de encuentro donde se reúnen amigos, compañeros de trabajo, invitados, para disfrutar de la vida al aire libre al estilo Gandiablasco. La visita termino en la nave de producción de Bocairent, donde sus diseños cobran vida, tras varios procesos de extrusión, soldadura, montaje y mecanizado.

Los alumnos de EASD se sintieron motivados a participar en el Concurso Internacional de Mobiliario de Exterior de GANDIABLASCO que este año cumple 13 años, la apuesta más directa a la difusión del talento emergente en todo el mundo.

¡Hasta la próxima!