Behind the scenes con Francesco Meda y David Quincoces

Francesco Meda y David Quincoces se han aliado con GANDIABLASCO en el diseño de una colección destinada a convertirse en un icono de diseño imperecedero. Talento joven, innovación y el extenso bagaje de la firma prometen traernos un clásico venido del futuro.

ONSEN es una propuesta de muebles de exterior de belleza apacible donde lo más lineal y esencial se carga de singularidad en cada gesto. Una colección compuesta por sofá, sillón, butaca, sofás modulares y distintas mesas que combinan magistralmente materiales tan distintos como son el aluminio y la piel para integrarlos en perfecta armonía.

En vuestra primera colección para GANDIABLASCO, ONSEN, veremos que le habéis dado mucha relevancia al textil. ¿Por qué ha sido así?

En la colección que hemos dibujado la idea era generar un contraste muy marcado entre el tejido y la estructura metálica. En las piezas resultantes se puede visualizar muy bien, ya que la estructura tubular es bastante ligera y se ve muy claramente su contraste con los cojines y el componente textil en general.
Asimismo, las cintas de cuero entrelazadas y fijadas a la estructura sobre las que descansan los asientos y respaldos proporcionan transparencia y logran un efecto muy geométrico, muy limpio como sistema.

¿Podéis avanzarnos otros rasgos distintivos de la serie?

Algo importante a la hora de concebir la colección fue la voluntad de crear algo modular. Para GANDIABLASCO este punto es especialmente interesante, ya que un sistema como el que hemos ideado adaptar a distintas dimensiones y configuraciones. Es un sistema abierto para acercarse a las necesidades del cliente final.
Por otro lado, su método constructivo está basado en un perfil tubular que está plegado y cortado con láser. Esta tecnología permite, sin demasiada inversión, añadir todavía más flexibilidad a la colección con la opción de hacer medidas no estándar.

¿Os habéis inspirado en algo en particular?

La idea original era hacer algo muy sencillo y geométrico que se adaptara muy bien en todo tipo de ambientes de exterior. La simplicidad y el rigor propios de la cultura y la arquitectura japonesa también han sido una inspiración clara. La colección, que evoca naturalidad, calma y sencillez, alude a esos referentes.

¿Cuál ha sido el punto de partida de vuestro proceso creativo?

Nos gusta empezar por pensar en qué material y tecnología vamos a utilizar. La forma no es predeterminada, todo el desarrollo del proyecto da comienzo con ese vínculo entre el material y la tecnología.

¿Qué os inspira del estilo de GANDIABLASCO?

Todas sus piezas transmiten una sensación de gran calidad. Están producidas en materiales básicos que, al mismo tiempo, están muy bien acabados.
Además, resuelve problemas en espacios de exterior de una manera muy funcional y, además, con una atención a la estética muy grande.

¿Como podríais definir vuestro estilo?
Nos gusta mucho valorizar los materiales que utilizamos, aportando nobleza a un material que puede parecer más pobre o básico. También intentamos, a través de los detalles, hacer algo funcional que, a su vez, tenga una estética relajada que se pueda adaptar a todo tipo de espacios. Nada impactante en exceso.

En las próximas semanas Francesco Meda y David Quincoces presentarán el resultado final de su nueva colección para GANDIABLASCO, una serie de elementos con un destacado componente gráfico y estético y que se dotan de singularidad gracias al juego entre la ligereza y la calidez que aportan dos materiales predominantes: el aluminio y la piel.

Acerca de Francesco Meda:
El diseñador industrial milanés, que inició su carrera en los estudios londinenses de Sebastian Bergne y Ross Lovegrove, sigue colaborando hoy con su padre, Alberto Meda, en proyectos para grandes firmas. Paralelamente diseña piezas de producción propia que pueden verse en prestigiosas galerías de lugares como Milán, Londres y Hong Kong.

Acerca de David Quincoces:
Nacido en Madrid, David Quincoces está afincado en Milán desde 2005, donde llegó para cursar un máster en diseño interior en el Polictecnico di Milano. Habiendo trabajado con Piero Lissoni, fundó su propio estudio, Quincoces-Dragó, hace más de diez años. Actualmente es una de las firmas de arquitectura milanesas más solicitadas y trabaja tanto en colaboración con empresas de diseño como en proyectos de arquitectura de interiores.